¡Concentración y relajación! Clave del éxito para el director teatral.

    Como sabemos el director teatral es la persona responsable de que la obra de teatro sea supervisada y dirigida su escenificación, unificando criterios, aportes y esfuerzo de un equipo de producción quienes proveen lo que es el decorado, los vestuarios, los efectos especiales y la iluminación, el director esta a cargo de los movimientos de los actores y en ocasiones hasta sus coreografías.

     Su principal función es asegurar la calidad y ejecución de la obra teatral, esto lo lleva a tomarse atribuciones importantes como decisiones de los conceptos artísticos e interpretativos de los textos a montarse entre otras cosas.

     El director guía a todo un equipo para lograr una unión equilibrada y se de con éxito el producto final sobre todo cuando este recae en su nombre.


     Es tan importante su criterio en la obra misma que tal trabajo se vuelve agotador y más cuando las cosas no empiezan a salir de todo bien, si de pronto no siente suficiente entrega de sus actores al papel y no se logra lo que quiere transmitir, si hay fallas técnicas o si se agota su presupuesto para la ejecución de la obra, todas estas cosas lo ponen emocional tomando en cuenta otros factores muy válidos como que quizás tenga problemas personales que lo distraen le causen estrés y le impiden concentrarse, Para todos estos problemas y distracciones que puede tener un director teatral existen técnicas que más que de estudio le sirven para la concentración y la relajación que considero son muy importantes para mantenerlo bien centrado en su trabajo y sereno ante estas dificultades, con el fin de procurar el mejor desenlace y producto final ya que este recae principalmente en su nombre.

   Concentrarse consiste en controlar la atención de tal forma que ésta quede enfocada en el punto el cual se decide.
Es una capacidad muy útil, que permite al estar bien entrenada trabajar con mas eficiencia, relajarse y disfrutar más la situación o la actividad realizada, en este caso permite al director estar más enfocado y disfrutar mas su trabajo cuando se ensaya.
Para conseguir esto existen dos técnicas muy importantes:

1. Imaginación a ojos cerrados:

     Cerrar los ojos para relajarnos y enfocar nuestros pensamientos, imaginar una luz muy blanca y fundirse en ella. Durante la imaginación es válido Tomarse un vaso de agua fría muy lentamente y respirar muy hondo.

    (Es importante realizar este ejercicio previo al trabajo para estar bien relajado y enfocado) como mínimo debe hacerse por 5 minutos.








2. Conteo: 

   Adoptar una postura cómoda y concentrarse en nuestra respiración, Cerrando los ojos contando hasta 100 (o hasta el número que se llegue) imaginando con los ojos cerrados la imagen de cada numero.
     Esta técnica también es valida para cuando algo sale mal y el director tiende a estresarse, esto le ayudara a mantener la calma, respirando y contando 1... 2... 3...




    Una vez relajados es cuando podemos ser capaces de concentrarnos en un sólo pensamiento, logrando un control sobre nuestra mente y consiguiendo la clave a nuestro poder mental para pensando exclusivamente en aquello que es valioso y nos interesa. (Desde el punto de vista del director la concentración es lo primordial para poder guiar y dirigir a su equipo en especial poder explicar que busca y que quiere trasmitir con la obra en si.
Elaborado por:
Eva Raymond

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA CRUZ CATEGORIAL

Notas Marginales

Síntesis