Videos relacionados con las TIC

Loading...

Ultimas entradas

14 de marzo de 2010

Aumento del vocabulario.
Para comenzar debemos conocer la definición que tiene el termino vocabulario. El vocabulario o léxico es el conjunto más o menos complejo de términos o caracteres que componen un idioma o lenguaje, utilizando un código común. El vocabulario podría describirse también como una estructura dinámica, que no permanece estática, varía según la época, el estrato social y el nivel de educación. El idioma español cuenta, de acuerdo con la Real Academia Española con unas ochenta mil (80.000) palabras. Una persona culta maneja corrientemente unas cinco mil (5.000) palabras de carácter general y unas mil (1.000) de carácter especializado de acuerdo a su profesión u oficio. Las personas sin estudios universitarios manejan en promedio entre dos mil (2.000) y tres mil (3.000) palabras. El vocabulario de una persona puede ser definido como el conjunto de palabras que son comprendidas por esa persona, o como el conjunto de palabras mayormente utilizadas por esta. Algunas personas comprenden ciertos términos solo a nivel mental pero no son capaces de definirlos fácilmente en palabras ya que su utilización tiene que ver más que nada con el uso común del término, sin embargo reconocer la palabra solamente por fonética, o no conocer su significado implica que el termino no forma parte del vocabulario duna persona. El vocabulario varía para cada idioma y tiene como característica significativa la de transformarse con el paso del tiempo de acuerdo al agregado o abandono de algunas palabras. Así como el vocabulario es una invención social que tiene como principal objetivo la comunicación con otros individuos, se da el caso de que cierto individuo o grupo de individuos, generen sus propios términos personalizados, de acuerdo a sus necesidades, ocasionando así que sean ellos los únicos en la capacidad de comprender del todo su significado. El lenguaje y el nivel de complejidad en la manera en que se comunica el ser humano es una de las cualidades que nos diferencia y/o distingue del animal. El vocabulario bien puede ser utilizado de manera oral o escrita. El lenguaje oral es el conjunto de técnicas que determinan las pautas generales que se deben seguir para establecer comunicación oralmente, con efectividad, es decir, expresar sin barreras una opinión o pensamiento, sin afectar a terceros. Saber expresarse oralmente es y ha sido una de las actividades centrales de la vida en sociedad. Por eso debemos aprender cómo expresarnos con propiedad en público. La expresión oral sirve como instrumento para comunicar sobre procesos u objetos externos a él. Se debe tener en cuenta que la expresión oral en determinadas circunstancias es más amplia que el habla, ya que requiere de elementos paralingüísticos para complementar su significación final. La importancia de los elementos no verbales es crucial. A continuación los aspectos más importantes. Voz. La imagen auditiva tiene un gran impacto para el auditorio. A través de la voz se pueden transmitir sentimientos y actitudes. Es importante, sobre todo, evitar una voz débil, apenas audible, o una voz ronca, demasiado aguda; ambos extremos producirán malestar y desinterés. Al contrario, hay que desarrollar la destreza de darle color e interés a lo dicho por medio del volumen y la entonación de la voz. La voz y los gestos permiten remarcar una idea o subrayar los puntos clave del discurso. Postura. Es necesario que el orador establezca una cercanía con su auditorio. Por eso, debe evitarse la rigidez y reflejar serenidad y dinamismo. Si se va a hablar de pie, lo recomendable es asumir una postura firme, erguida. Si, por el contrario, se va a hablar sentado, es preferible asumir una posición ejecutiva, con la columna vertebral bien recta y la porción inferior del tronco recargada contra el respaldo de la silla. Mirada. De todos los componentes no verbales, la mirada es la más importante. El contacto ocular y la dirección de la mirada son esenciales para que la audiencia se sienta acogida. Los ojos del orador deben reflejar serenidad y amistad. Es preciso que se mire a todos y cada uno de los receptores, o sea, debe abarcarse en forma global como individual el auditorio. Mirar el suelo, el cielo raso o las ventanas denota inseguridad o temor y, por lo tanto, debe evitarse. Dicción. Como se dijo anteriormente, el hablante debe tener un buen dominio del idioma. Tal conocimiento involucra un adecuado dominio de la pronunciación de las palabras, la cual es necesaria para la comprensión del mensaje. Al hablar, hay que respirar con tranquilidad, proyectar la voz y dominar el énfasis de la entonación. No se debe, al contrario, gritar y caer en la repetición de muletillas, como “verdad” o “este”. Estructura del mensaje. Es forzoso planear con anterioridad lo que se va a decir. Un buen orador no puede llegar a improvisar. El mensaje debe estar bien elaborado. La estructura que con mayor frecuencia se utiliza para estructurar una intervención oral es la siguiente: planteamiento y justificación del tema, desarrollo de los argumentos que apoyan la opinión del hablante y síntesis de lo dicho. Vocabulario. Al hablar, debe utilizarse un léxico que el receptor pueda entender. Por eso, en primer lugar, hay que tomar en cuenta el tipo de público al que va dirigido el mensaje. Normalmente se cree que el buen orador se caracteriza por usar palabras “extrañas”, lo cual no tiene ningún fundamento. Al contrario, lo deseable en una persona con gran destreza para la expresión oral es que el público logre entender lo que dice. Gestos. Los gestos pueden repetir, contradecir o enfatizar lo que se dice verbalmente. No obstante, recurrir a signos gestuales para apoyar los enunciados debe evaluarse con cuidado, ya que, si bien es cierto que no se puede prescindir de estos, tampoco se puede abusar de ellos, pues se corre el peligro de caer en el ridículo. Los gestos han de ser naturales, oportunos y convenientes. Deben evitarse los gestos exagerados. Cuerpo. Es importante, sobre todo, no mantener los brazos pegados al cuerpo o cruzados, tener objetos en las manos o esconder estas en los bolsillos, ya que ello dificultará la expresión gestual necesaria que refuerza o acompaña todo discurso. Con respecto a la piernas, cada cierto tiempo deben hacerse movimientos con el objetivo de no dar la sensación de estar clavado en el suelo; sin embargo, se ha de procurar no excederse en el movimiento, ya que puede producir el efecto ventilador, con lo cual lo único que se consigue es la distracción de la audiencia.
La expresión oral está conformada por 9 cualidades, las cuales son muy importantes a seguir y son:
  1. Dicción.
  2. Fluidez.
  3. Volumen.
  4. Ritmo.
  5. Claridad.
  6. Coherencia.
  7. Emotividad.
  8. Movimientos corporales y gesticulación.
  9. Vocabulario.
Para poder desenvolvernos de manera natural y correcta al hablar debemos articular bien cada palabra de manera que la pronunciación de los sonidos sea clara, debemos dar un tono adecuado a la naturaleza del discurso, el tono de voz debe ser lo suficientemente audible para que la información llegue a todos los oyentes, debemos tener fluidez en la presentación de las ideas, gesticular en el momento pertinente ayuda a hacer énfasis en ciertos fragmentos de información que deseamos resaltar, pero debemos cuidar no excedernos en la mímica pues podríamos caer en el ridículo, desarrollar la capacidad de persuasión, es decir debemos convencer al oyente de lo que estamos expresando, debemos lograr que sienta que lo que decimos tiene sentido. La expresión escrita consiste en dejar una constancia o registro en un determinado sistema de signos (valga la redundancia) escritos acontecimientos ocurridos, o por ocurrir, por ejemplo, la fecha del cumpleaños de un amigo. Es una de las denominadas destrezas lingüísticas (hace referencia a las formas en que se activa el uso de la lengua, expresión oral, expresión escrita, comprensión auditiva y comprensión lectora), la que se refiere a la producción del lenguaje escrito. La expresión escrita se sirve primordialmente del lenguaje verbal, pero contiene también elementos no verbales, tales como mapas, gráficos, formulas matemáticas, etc. En el proceso de composición escrita, se pueden establecer las siguientes etapas:
  • Análisis de la situación de comunicación (conocimientos sobre el tema, destinatario del texto, propósito del mismo, etc.)
  • Producción de ideas.
  • Organización de las ideas, por ejemplo, en un esquema.
  • Búsqueda de información.
  • Redacción de un borrador.
  • Revisión, reestructuración y corrección.
  • Redacción definitiva.
  • Últimos retoques.
La expresión escrita tiene diferentes formas de ser plasmada, debemos tener en cuenta que se deben seguir ciertas normas para poder comunicar con éxito una información, dependiendo de lo que se quiera expresar. Dependiendo de lo que se quiera plasmar o comunicar tenemos los siguientes tipos de texto: Científico y técnico. Son aquellos realizados para poder prestar o demostrar los avances realizados en determinada investigación, hecho de manera objetiva, clara y universal, y son caracterizados por su verificabilidad. Son utilizados mayormente con fines didácticos, pues su principal propósito es el saber. Periodísticos. Es de carácter divulgativo y tiene un carácter predominantemente informativo. Abarcan los géneros de noticias, reportajes y entrevistas, los de opinión o interpretativos, editorial, columnas, colaboraciones ocasionales, o géneros mixtos, comentarios crónica y critica. Todos aquellos escritos en el contexto tienen como función hacer llegar al lector una determinada información, y géneros de opinión, que valoran, comentan y enjuician la información desde el punto de vista del periodista o la publicación. Literarios. Son todos aquellos textos e los que se manifiesta la función poética, en donde el escritor juega con los recursos lingüísticos, para liberar su imaginación y fantasía en la creación de mundos ficticios. Didácticos. Son aquellos que se elaboran con la intención de facilitar los procesos de enseñanza. Históricos. Son aquellos documentos escritos que relatan hechos, acciones, acontecimientos pasados y vidas de personajes, que generalmente son los más destacados de su determinada época, para proporcionarnos una mejor interpretación del pasado humano. Informativos. Es aquel que da a conocer una determinada información, expresada de manera objetiva, se caracteriza por evitarse en este tipo de texto expresiones del tipo afectivo, emotivo y/o estético, a diferencia del texto expositivo que lo dice mas indirectamente, utilizando metáforas o frases inusuales. Entretenimiento. Estos textos no suelen tener mucha importancia, simplemente son escritos con la finalidad de que el receptor pueda pasar un buen tiempo sin necesidad de obtener nueva información. Descriptivos. Consiste en la representación verbal real de las características o propiedades de una persona, objeto, animal, paisaje, emoción o todo aquello que pueda ser representado en palabras. Dialogados. Se caracteriza por el Intercambio comunicativo entre dos o más interlocutores, es decir que expresan un dialogo, un intercambio de ideas, preguntas y/o respuestas entre dos o más personas. Argumentativos. Tienen como objetivo expresar opiniones o debatirlas con el fin de persuadir o convencer al receptor. La finalidad del autor puede ser probar o demostrar. Expositivo. Tiene como objetivo informar y difundir conocimiento, pero no se limita simplemente a proporcionar datos sino que además agrega explicaciones, describe con ejemplos y analogías. La importancia de las palabras alcanza a nuestro coeficiente intelectual: en el año 1997 un estudio realizado en la Escuela de Medicina de Georgetown, revelo e un 100% de los casos, que cuando una persona mejora su vocabulario su cociente intelectual aumenta. Mejorar el vocabulario, ha sido desde siempre, uno de los factores más importantes para elevar el nivel de la inteligencia humana. El aumento del propio vocabulario es una parte importante en la mejora de las propias habilidades en el idioma nativo. Si uno no conoce el idioma propio, se dificulta en gran medida, la comunicación, la escritura, la redacción y el aprendizaje. El número de palabras que conocemos define la dificultad del material que somos capaces de leer, la fluidez con que lo hacemos, y la comprensión y asimilación de dicho material. El aumento del vocabulario es de vital importancia para la incorporación de nuevo conocimiento. Mientras menos términos se encuentren registrados en nuestro vocabulario, incluyendo la comprensión total de su significado, nos veremos e la imposibilidad de entender y asimilar cita información. No podemos pretender trabajar en alguna disciplina si no se domina desde un principio el vocabulario. Muchos expertos en técnicas de estudio recalcan la estrecha relación existente entre el desarrollo del vocabulario y los resultados que se pueden alcanzar en el desempeño de los estudios. En el proceso de estudio eficaz, es importante que el alumno penetre en el significado de las palabras y llegue a una comprensión verdadera de las mismas, para una mejor comprensión de la lectura. Vocabulario y lectura. Al aumentar el nivel de dificultad en la lectura y el material de estudio, no somos capaces de comprender el significado del vocabulario empleado en el texto, ya que la lectura y el vocabulario están tan entrelazados, si tropezamos con las limitaciones de no contar con un vocabulario propio lo bastante amplio, no podremos mejorar la velocidad de lectura y comprensión de la misma. Se debe tomar conciencia y ampliar el vocabulario.
¿Cómo podemos ampliar el vocabulario?
Para empezar debemos conocer el significado de las palabras que utilizamos mayormente, para saber si estamos haciendo un correcto uso de las mismas. Si bien es difícil retener el significado total de una palabra o termino, podríamos memorizarlo más fácilmente si conociéramos un poco la historia de cómo surgió esa palabra, quizás podríamos encontrar que la historia de dicha palabra es a la vez divertida y útil, facilitando así que recordemos su exacto sentido. La lectura es una de las maneras más efectivas que existen para enriquecer el lenguaje, teniendo en cuenta sobre todo el uso continuado del diccionario, ya que en él se encuentran las definiciones y normas de uso de las palabras. Siempre que realicemos la actividad de leer debemos tener a mano un diccionario, para poder apelar a él en el caso de no conocer el significado de una palabra, o si no estamos del todo seguros del uso que se hace de dicha palabra. Proporcionar ayudas o referencias visuales puede ser también útil a la hora de conocer el significado de las palabras, es decir, incluir pistas dentro del contexto respecto a la definición de las palabras, por ejemplo, la palabra empañada “la generosidad del donativo se vio empañada. No fue apreciada la generosidad por el egoísmo de sus motivos.” Los programas de computación son complementos probados que ayudan al desarrollo de las destrezas lingüísticas y de comprensión de la lectura, siempre y cuando se haga de ellos un correcto uso. La televisión educativa puede ser también un gran aliado en cuanto al desarrollo del vocabulario y la comprensión. Las plataformas tecnológicas son un gran aliado en cuanto al desarrollo de vocabulario propio, si se tiene una correcta supervisión y se aplican las herramientas necesarias se puede lograr que las personas se involucren más en la adecuada utilización de ciertas plataformas tecnológicas. La gran mayoría de dichas plataformas tecnológicas son consideradas herramientas útiles y aptas para complementar la educaciónón y el desarrollo lingüístico del estudiante. Otras formas de ampliar el vocabulario son realizar ejercicios gramaticales o participar en concursos o juegos, haciendo más entretenida la asimilación de nuevas palabras.
¿Cuáles son los beneficios del aumento del vocabulario?
  • Mejora el coeficiente intelectual.
  • Mejora en el rendimiento académico.
  • Rápida asimilación y comprensión de la lectura.
  • Mejora la forma de expresarse.
  • Mejora la redacción.
  • Incide positivamente en la cooperación de los alumnos.
  • Mejora la expresión corporal.
  • Hace que la comunicación sea más eficaz.
Teniendo en cuenta todos estos aspectos debemos tomar conciencia de que enriquecer nuestro vocabulario nos ayudara a mejorar en muchos aspectos, por lo tanto lo único que nos queda a partir de ahora es buscar algún libro y sentarnos a leer.
Alumna: Nathaly C. Nunñez P. Seccion: 31. Bibliografía. Portal.Educ.ar edutec.redirs.es es.wikipedia.org tecnicas-de-estudio.org monografias.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada